Me gusta vivir al límite, me encanta realizar actividades arriesgadas, deportes de riesgo, viajar en busca de aventuras…Soy una persona a la que le gustan las emociones fuertes y me encanta mi vida.

Acabo de llegar de Perú he estado viendo el Machu pichu, he venido encantado pero no ha sido emocionante, ni divertido solo ha sido bonito. Ahora marcharé a Alemania a hacer unos saltos base en paracaídas y posteriormente me iré al Caribe a nadar entre tiburones. En mi estancia en España voy a arreglar el coche de mi padre y lo voy a vender, él ya no lo usa y a mí me va a venir bien el dinero, es un coche clásico que puedo vender a un coleccionista por una suculenta cantidad de dinero. Primero lo pondré a punto, compraré piezas de desguaces de coches y lo dejaré como nuevo, después es muy probable que lo ponga a la venta por Internet y lo haga en forma de subasta, se lo venderé al mejor postor. Será fácil venderlo ya que hay muchos coleccionistas que querrán tener este coche entre sus coches preferidos. Sin duda podre hacer un buen negocio. La verdad es que me da un poco de pena desprenderme de él pero es que el coche ya no hace nada guardado en el garaje y tapado con una lona, así lleva ya varios años, no sé cómo no se me ha ocurrido antes ponerlo a la venta, allí no tiene ni oficio ni beneficio. En cambio vendiéndolo sacaré un buen dinero por él. No es que necesite el dinero, afortunadamente nací en una buena cuna ya que mi padre es un gran empresario, es por esto que llevo la vida que llevo, viajando de un lado para otro sin ataduras ni muchas responsabilidades. Sé que esto no va a ser así siempre cuando cumpla los treinta me encargaré de las empresas de papá para que el pueda jubilarse y andar cómo ando yo, viajando y disfrutando de la vida. Hasta que llegue ese día exprimiré los días al máximo y procuraré llevar la vida que quiero. En cuanto al coche…pensándolo bien, creo que lo voy a arreglar pero no lo voy a vender. Lo arreglaré y lo pondré a punto para que mi padre pueda disfrutar de él y salir a pasear en el clásico con mi madre. Sin duda alguna lo disfrutarán mucho y yo me alegraré por ellos.

A pesar de que pueda parecer algo trivial, no son muchas las personas las que saben cómo sacarle el máximo partido a un desguace coches. Es por ello, por lo que entre todos los redactores de este blog, hemos pensado que podría ser un artículo de gran utilidad para todos y cada uno de vosotros, un texto en el que resumamos aquellas directrices a seguir y aquellas pautas que debemos tener en cuenta a la hora de sacar el máximo rendimiento a nuestro desguace de confianza o a cualquier otro desguace. Y es que de lo que se trata es de poder ahorrar la máxima cantidad de dinero al mismo tiempo que de tener nuestro coche en perfectas condiciones.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta cuando vamos a comprar una pieza en un desguace, es saber dónde comprarla. A día de hoy, podemos pensar que únicamente vamos a tener acceso a los desguaces que están cercanos a nuestro domicilio. Sin embargo tenemos que tener presente que estamos en la era de la red de redes. Estamos en la era de la tecnología y en la era de Internet. Esto lo que nos va a permitir va a ser poder encontrar la pieza que necesitemos en cualquier desguace dentro de la geografía española. Esto lo vamos a poder hacer gracias a los potentes buscadores que vamos a poder encontrar en internet y que muchas páginas web de desguaces tienen. De esta manera encontraremos justo lo que necesitamos para nuestro vehículo.

También tenemos que hacer uso del asesoramiento del propio personal del desguace. Es cierto que nosotros podemos ir con una idea preconcebida sobre la pieza o el repuesto que necesitamos. Sin embargo lo mejor que podemos hacer es dejarnos asesorar por las personas que hay allí. De esta manera no solamente nos vamos a llevar la pieza que necesitemos sino que además gracias a la recomendación es que nos van a hacer vamos a poder ahorrar una pequeña cantidad de dinero adicional. Y todo ello sin contar que puede ser incluso que me recomienden otra pieza que se ajuste mejor a lo que nosotros necesitamos. Es decir, un buen asesoramiento son todo ventajas.


Por último, también tenemos que exigir una garantía en todas y cada una de las piezas que compremos. Es cierto que en muchas ocasiones no desguaces se olvidan de este detalle pero para eso estamos nosotros. Para recordártelo. En consecuencia nosotros te recomendamos que siempre que compres una pieza, por muy barata que ésta sea, exige una garantía. Un período en el que puedas devolver la pieza y te la pueden reparar sin ningún tipo de problema o incluso sustituir tecla por otra que esté en perfectas condiciones de uso.